Encuesta de la semana

¿Podemos considerarnos civilizados cuando continuamente estamos en guerras?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

La semana pasada comenzó a circular por las redes sociales, que durante un evento de entrega de reconocimientos a pedagogos destacados en la evaluación nacional educativa “Guanajuato por la Calidad Educativa”, el Gobernador Miguel Márquez Márquez expresó su inconformidad con las celebraciones y festejos relacionados al “Halloween” y que inclusive él está dispuesto a firmar un decreto para prohibirlo en los centros educativos de la entidad.

 “La verdad es que soy un convencido de nuestra tradición y cultura y no es posible que estemos importando tradiciones que no son nuestras”. Declaró.

Si bien es cierto que con el Gobernador Márquez tuve algunas desavenencias durante mi período legislativo 2012-2015, especialmente en el tema de la tauromaquia; sí debo de reconocer que es un hombre educado, sencillo y hasta ahora creo que sus éxitos superan a sus fracasos. Pero más allá de las discordancias y concordancias con el Ejecutivo Estatal de Guanajuato, creo que es importante hacer algunas oportunas precisiones referentes al tema:

Es verdad que la celebración del “Halloween” es una tradición importada de origen Celta-Irlandesa ¿Pero entonces, qué vamos a hacer con los millones de vehículos automotores que nos mueven, ya que todos son invariablemente de marcas importadas? ¿Qué vamos a hacer con nuestro idioma si es importado de España? ¿Qué vamos a hacer con nuestro principal credo que fue infiltrado por los conquistadores ibéricos y que se controla desde el Vaticano? ¿Cómo seguir celebrando los días festivos religiosos en México como la Navidad, si esta cultura se originó en Israel, se promueve desde la Santa Sede en Roma y se comercializa en el mundo occidental, y que nada, pero nada tiene que ver con nuestros orígenes y culturas mesoamericanas?

Nos guste o no la nacionalidad, la cultura y la religiosidad, son tan solo accidentes geográficos. Tomemos entonces lo mejor del mundo y lo que más se adapta a nuestros principios, convicciones, sensaciones y gustos. No te preocupes si te gustan o no te gustan las tradiciones consideradas como mexicanas, o bien las tradiciones de otros rincones del mundo. Juega con tus propias piezas. Fabrica tu propio mundo. Nadie es dueño ni de tu vida, ni de tus gustos. Esfuérzate por encontrar tu propia armonía, tu propio equilibrio y tu propia libertad cultural ¡Por eso vivimos en un estado laico y libre!

¿Debe ser la cultura un concepto de libre elección?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Estoy totalmente de acuerdo contigo mi querido Jorge. Creo que todos tenemos el derecho de manifestar nuestros gustos sin afectar a nadie. Somos un estado laico, Creo que el Sr. Márquez es una persona autoritaria, y más con la poco atinada y anticonstitucional puntada de "poner al estado en las manos de la virgen del sagrado corazón de Jesus " POR DIOS! ¿Que es eso? . Y ahora desea prohibir que la gente se exprese como mejor le convenga. Al rato querrá obligar a todos los niños de las escuelas primarias a rezar El Rosario todos los días y venerar a seres imaginarios de yeso! ???????????????

  • Lourdes Gómez

    TOTALMENTE DE ACUERDO!
    GRACIAS.

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.