Encuesta de la semana

¿Seremos los únicos seres vivos en el universo?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

El azúcar podría ser tan adictivo como la cocaína, el tabaco o la morfina. Un estudio realizado por neurólogos de la Universidad de Queensland, en Australia, explica que la relación entre estas sustancias radica en que elevan los niveles de dopamina (neurotransmisor asociado a la sensación del placer) de manera muy similar.


Al igual que ocurre con las drogas, el ingerir azúcar de manera regular provoca que la producción de dopamina sea cada vez menor y con ello la persona experimenta el síndrome de abstinencia, llevándola a la necesidad de consumir mayor cantidad del dulce para recuperar los niveles anteriores, creando así una adicción.

Durante el estudio los científicos probaron con ratas un medicamento llamado Vareniclina,  utilizado para tratar la adicción a la nicotina, y descubrieron efectos positivos en el combate, al consumo excesivo de la sacarosa. Las pruebas, que también se hicieron con otras sustancias, fueron realizadas a corto (4 semanas) y largo plazo (12 semanas), teniendo mejores resultados en este último.

Vista como una adicción, se deben advertir los riesgos de su consumo ilimitado; contribuye al aumento de peso, al desarrollo de diabetes tipo II y, dependiendo de la edad, a problemas neurológicos y psiquiátricos que afectan el estado de ánimo y la motivación. Fuentes: sciendaily.com; journals.plos.org

Reflexiones: México es uno de los cinco países con una tasa alta de obesidad, que incluso ya se le considera una pandemia. Y lo más triste es que ya se clasifica como la nación con más niños con sobrepeso y con obesidad mórbida. No obstante, muy poco se ha legislado para poder prevenir este peligroso fenómeno que está sumando víctimas todos los días.

Al visitar una escuela pre-primaria o primaria, podemos observar el tipo de productos que las tienditas escolares expenden y ofertan a nuestros niños. La gran mayoría se trata de aguas carbonatadas y endulzadas llamadas refrescos, así como pastelillos industrializados y todo tipo de golosinas y demás comida chatarra que casi no nutren, pero si aumentan enormemente el tejido adiposo de los consumidores.

Creo que ya debemos exigir a nuestros diputados y senadores crear nuevas leyes, que sean el instrumento conducente para fomentar una adecuada nutrición de nuestros infantes, mediante las indicaciones y asesorías de nutriólogos certificados y reconocidos, además de fomentar las actividades físicas y deportivas en todos los planteles del país.

¿Debemos ya exigir a nuestros diputados y senadores crear nuevas leyes para fomentar la adecuada nutrición de nuestros niños?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Angelica

    Las raíces del problema siempre nos enfrentan con una cuestión económica. La supuesta indiferencia del Estafo al problema de salud pública que genera abierta y claramente el consumo de azúcar no es más que su obediencia a las exigencias del gran capital. Solo con una educación consciente podemos combatir esta Criminal política que atenta contra el futuro saludable de nuestro país y del mundo occidental.

  • Por supuesto que sí, y yo iría aún más lejos, exigiría que se ampliara la educación al tema de la producción de los alimentos y enseñar como afectan los procesos de producción de los mismos al medio ambiente. Es importante que tomemos acción contra el calentamiento global y la alimentación es un factor determinante.

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.