Encuesta de la semana

Talentocracia y Meritocracia

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Para que un país sea considerado innovador se toman en cuenta varios factores, como el nivel general de sus universidades, el número de graduados en ciencia e ingeniería, el uso de la tecnología de la información, el número de publicaciones científicas y la cantidad de solicitudes internacionales de patente, entre otros.

Desde 2007, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) elabora el Índice Mundial de Innovación, basándose en 82 indicadores divididos en cinco temáticas: 1) Instituciones, 2) Capital humano e investigación, 3) Infraestructura, 4) Desarrollo de los mercados y 5) Desarrollo empresarial.

Los 10 países que encabezan la lista a nivel global durante el año de 2016: Suiza y Suecia se destacaron por el concepto de fabricación de alta y medianas tecnologías. El Reino Unido por la calidad de sus universidades. Estados Unidos por la investigación de colaboración entre universidades y empresas industriales. Finlandia por su alto desempeño en los estudios, investigaciones y aplicaciones ambientales. Singapur, Irlanda, Dinamarca y Países bajos por el empleo intensivo del conocimiento y Alemania por la calidad de las publicaciones científicas.

En esta publicación en la que participan 128 naciones, un país latinoamericano se encuentra en el número 44, Chile ocupa este lugar, seguido de Costa Rica en el sitio 45 y México en el lugar número 61.

Haciendo referencia a esta relación, es de esperarse que los países latinoamericanos muy pocos destacan en la materia de innovación, simplemente partiendo de honrosas excepciones, todos sufren una modelo de corrupción arraigada, profunda y galopante, que los convierte en sociedades muy poco competitivas, ya que los resultados de sus acciones de posibles estudios, investigaciones y desarrollos se ven nulificadas, producto de la baja educación académica y tecnológica. Pero sobretodo la nociva corrupción prevaleciente.

Según “Transparency International” y su Índice de la Percepción de la Corrupción 2017. Los países con los sumarios más bajos de América Latina son: Uruguay que ocupa la posición mundial 23, seguido de Barbados con el lugar 25, Chile el 26 y Costa Rica el 38.

Y los más corruptos son Honduras y México que ambos comparten la posición 135, Paraguay posición 136, Guatemala 143, Nicaragua 151, Haití 157 y con mención honorífica Venezuela con la posición 169

¿Cómo la sociedad latinoamericana, que acciones deberemos de emprender para combatir el flagelo de la corrupción?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • alvaro torres

    Lo escrito por Jorge es correcto, es verdad.
    El principal ingrediente para el desarrollo es la mentalidad de la población, la cual se ve reflejada en las conductas de los gobernantes.
    Va un ejemplo, el gobierno federal de Alemania tiene un organismo llamado Fraunhofer el cual cuenta con cuarenta mil investigadores, científicos y técnicos, dedicados ala investigación y desarrollo aplicados, si alguna empresa quiere inventar o perfeccionar algún producto, los contrata, se comparten los gastos de investigación y luego las regalías. Es mas barato y funcional. No es casualidad que Alemania tenga tal calidad tecnológica. Saludos

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.