Encuesta de la semana

Talentocracia y Meritocracia

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

El sombrío panorama en tan solo 16 años (1993 y 2009) arrojan los siguientes datos: 23 Millones de kilómetros cuadrados de territorios vírgenes se perdieron. 97% de las regiones con mayor riqueza natural se han visto afectadas.153% se incrementó el crecimiento económico. 23% la población mundial creció. 9% La huella a nivel global.

A comienzos de siglo, zoólogos de la Sociedad para la Conservación de la Naturaleza (WCS por sus siglas en inglés) crearon el primer mapa de la huella humana sobre el planeta. Pretendían medir el impacto de las acciones humanas sobre la naturaleza con una serie de variables como el avance de las ciudades, la conversión de bosques y selvas en tierras de cultivo o pastizales, la expansión de las infraestructuras, como carreteras y ferrocarriles, la apertura de rutas navegables, la contaminación lumínica o la densidad de población.

Una revisión de aquel ejercicio muestra que las cosas han empeorado. Según publican en la revista Nature Communications, en 1993 (punto de partida del primer mapa) casi un tercio de la superficie terrestre excluida la Antártida, apenas había sufrido la incursión humana. Sin embargo en 2009 (último año en que hay datos oficiales para todas las variables), estos territorios vírgenes habían menguado en 23 millones de kilómetros cuadrados.

Los ecosistemas más alterados por la acción humana en estos 20 años han sido los bosques de frondosas (árboles de hoja ancha) de Europa Occidental, el este de Estados Unidos y de China. También han sufrido la intervención humana las regiones de sabana y arbustos de India y Brasil y las selvas húmedas del sudeste asiático.

“La huella ha aumentado en muchos lugares y cada vez queda menos área libre de impactos humanos” reconoció Ainhoa Magrach, investigadora de la Estación Biológica de Doñana/CSIC y coautora del estudio. Entre los principales vectores del avance de la huella humana señaló Magrach, “Está la agricultura”. Y no sólo porque suponga la conversión de tierras naturales en cultivos o pastos sino porque con esta actividad se acentúan otras variables como el aumento de la población, la urbanización o las nuevas infraestructuras.

Hay evidencias de que las demandas humanas en los sistemas naturales son atroces. Fallar en la mitigación de estos impactos está resultando ahora en una declinación global de la biodiversidad.

“Creced y multiplicaos” ¿Compartes la frase…ahora?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • alvaro torres del valle

    Faltó terminar la frase pues cortaron la ultima parte que dice: y dominad la tierra.
    Eso es lo que no hemos estado haciendo

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.