Encuesta de la semana

Pero entonces… ¿es posible vivir sin religión?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Consiste en una milenaria tradición religiosa seguida por varias naciones del continente africano y algunos estados árabes. Consiste en que a cierta edad, a las niñas se les extirpa el clítoris, bajo los criterios de evitar el “pecado” del éxtasis sexual durante toda su vida conyugal, ya que la mujer no debe experimentar placer, sino únicamente está hecha para engendrar a sus hijos.

 

En Sierra Leona, país del oeste de África de casi seis millones de habitantes, dividido por una guerra civil que duró más de una década y más recientemente, devastado por el Ébola, el nacer mujer significa una vida de barreras y tradiciones que suelen valorar más el cuerpo que la mente de las niñas. La mayoría de las mujeres ahí -90% según la UNICEF- han sido sometidas a la mutilación genital femenina (MGF), que las inicia en la vida adulta y supuestamente les otorga un atractivo para el matrimonio, pero también es una forma de controlar su sexualidad.

Muchas culturas promueven las pruebas de la fortaleza. En Papúa, Nueva Guinea, los niños de la tribu sambia son separados de sus madres a los siete años para someterse a ritos de iniciación que incluyen sangrías nasales y hacer sexo oral con hombres.

Con respecto a las niñas, casi la mitad se casa antes de los 18 años y varias se embarazan antes, a menudo poco después de su primera menstruación. Muchas son víctimas de violencia sexual; la violación suele quedar impune. En el año de 2013, 28% de las jóvenes entre 15 a 19 años en Sierra Leona estaban embarazadas o tenían hijos, una de las tasas de embarazos más altas del mundo para ese grupo de edad. Muchas mueren en el parto; la mayor tasa del mundo según el cálculo de Organización Mundial de la Salud y otras agencias especializadas. La MGF puede incrementar las complicaciones del parto; según la UNICEF, actualmente al menos 200 millones de niñas y mujeres de casi treinta países –incluyendo a casi la mitad de las niñas indonesias menores de 12 años- han sido sometidas a la MGF, misma que se realiza en pésimas condiciones de higiene, motivo por el cual las complicaciones infecciosas llevan a muchas a la muerte.

Resulta increíble que a estas fechas en donde las sociedades avanzadas se encuentran en la edad de la cibernética, aún prevalezcan este tipo de culturas y ritos religiosos, en donde los credos, lejos de fomentar el bienestar de una sociedad, se aplican en lastimar y vulnerar a sus miembros.

¿Qué opinión te merece la circuncisión en la cultura cristiana?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.

Suscríbete

Y recibe todos los lunes mi columna en tu correo electrónico.