Encuesta de la semana

¿Realmente sí llegó el hombre a la Luna?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Histórico

Aquí encontrarás todas las columnas que fueron publicadas en el formato anterior.
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 63

Domingo, 14 Agosto 2011 19:00

LA PANDEMIA DE LA PRISA:

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Carl Honoré, uno de los principales teóricos de la Filosofía "Slow," (Despacio) famoso por su libro premiado "Elogio de la Lentitud," sostie
Carl Honoré, uno de los principales teóricos de la Filosofía "Slow," (Despacio) famoso por su libro premiado "Elogio de la Lentitud," sostiene que la hiperactividad actual nos lleva a dedicar nuestras energías a otras metas que nos hacen olvidar las cosas importantes de la vida. Sufrimos la Enfermedad del Tiempo creyendo que todo se debe hacer rápido. Intentemos decrecer el ritmo alocado en qué vivimos para no degradarnos nosotros mismos. Simplemente reduzcamos la marcha y busquemos el tiempo justo para cada cosa; saboreemos cada momento priorizando lo imprescindible.

1) No dejes que tu agenda te gobierne. ¡Muchas cosas son postergables!
2) Cuando estés con tu pareja, tus hijos, o con tus amigos; apaga el celular y desconecta el teléfono.
3) Tómate tiempo para comer y beber. ¡Comer apurado genera males digestivos!
4) Pasa tiempo a solas contigo mismo, en silencio.
5) No tengas miedo al silencio. Al principio te será difícil, luego notarás los beneficios.
6) No te aturdas con ruidos o mires televisión como si fueras una momia petrificada.
7) Escucha música con calma y verás que es bellísima.
8) Escribe una lista de prioridades. Si lo primero que escribiste es trabajo, algo anda mal, vuelve a redactarlo.
9) El trabajo es importante y debemos hacerlo, pero medita y notarás que no es lo más importante de tu vida.
10) No creas eso de que en poco tiempo das amor. Es una estupidez pensar que se puede amar una hora por día y basta con eso.
11) Escucha los sueńos de la gente que amas, sus miedos, sus alegrías, sus fracasos, sus fantasías y problemas.
12) No creas que tus hijos pueden seguir tu ritmo.
13) Eres tú quien debe desacelerar e ir al ritmo de ellos.
14) Recuerda que la conversación y la compańía silenciosa, son los medios de comunicación más antiguos que existen.

Esta filosofía nos hace reflexionar a quienes padecemos el moderno síndrome de los "laboradictos" y que equivocadamente pensamos que el trabajo es nuestra principal prioridad en este mundo, por qué significa "la realización de vida". Sin embargo muchos se dan cuenta de su error, hasta cuando están al borde de la muerte.

¿Estas reflexiones pudieran ayudarte a modificar tus prioridades de vida…?
Visto 3447 veces

26 comentarios

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.